Info Dislexia 691 018 018
Email info@dis.es
Horario (GMT+2) Lunes a jueves de 9 a 13 horas

Reeducación en Dislexia

Artículo elaborado por Araceli Salas, fundadora de Disfam.

En muchas ocasiones, las familias, una vez que ya tienen claro el diagnóstico de dislexia de sus hijos… suelen preguntarnos por ¿cómo se debe intervenir?, ¿cuáles son los profesionales que pueden ayudar a sus hijos? y en qué consiste la intervención para mejorar esas dificultades.

Evidentemente, lo primero que debemos tener en cuenta es que cada caso es distinto y también la intervención será diferente según la edad del niño o adolescente.

También debemos ser conscientes que la reeducación es una etapa que puede durar varios cursos escolares, o incluso que en cada etapa va a necesitar tal vez alguna ayuda o acompañamiento. Siempre, dependiendo del grado de afectación y si además de presentar dislexia, pueden presentar Disgrafia, Disortografía, o discalculia o incluso otros trastornos como THDA, TEA…

Normalmente en las primeras etapas se trabaja con un logopeda que esté centrado en las dificultades de aprendizaje, en otras etapas o edades, se puede trabajar con un pedagogo con un psicólogo, profesor especializado, dependiendo de las características de cada momento.

En cualquier caso, un factor prioritario va a ser crear un buen vínculo y establecer una buena relación con su terapeuta.

El profesional debe tener claro que es el primer objetivo y reto que se va a encontrar cuando empieza a trabajar con un niño o adolescente con dislexia.

Necesitamos crear un ambiente amigable, de confianza y para ellos será necesario dedicarle unas cuantas sesiones a este fin. Debemos ser capaces de ponernos en su piel y entender el día a día que ellos viven en casa y en el colegio.

También es muy importante, tomar como referencia el propio diagnóstico para conocer en qué áreas este niño o adolescente, presenta mayores dificultades y cuáles son sus fortalezas o habilidades.

Cabe destacar, que aunque nuestro hijo o hija acuda cada semana a un terapeuta para llevar a cabo una reeducación, en el día a día en el aula, debe leer y comprender lo que lee y como esta, es una de las principales dificultades que ellos tienen, si o si, deberán tener desde el momento que detectemos las dificultades, herramientas que les permitan acceder al texto en igualdad de condiciones que el resto de sus compañeros. Esto pasa porque sean competentes y trabajen en el aula y en casa, a diario con un software lector.

Es esencial conocer, cómo funciona el cerebro y como este compensa las áreas de mayor dificultad. En muchos casos, tienen una muy buena memoria fotográfica y son muy competentes visualmente. Su cerebro es predominantemente visual, con lo cual todas las estrategias que lleguen a través de este sentido, y que hayan sido trabajadas de forma multisensorial, sean significativas, y motivantes, seguramente Tendrán un mayor éxito.

Es muy importante empezar cuanto antes a que sean competentes con las tecnologías y que aprendan a sacar provecho de herramientas, que van a ser indispensables en su día a día como el propio ordenador, el lector, corrector, ortográfico, dictado a voz, grabadora

En esta etapa de reeducación, se tendrán que trabajar todas las características principales de la propia dislexia: Alteración en el procesamiento fonológico, dificultades en lectura, comprensión lectora, fluidez dificultades en la memoria de trabajo, a la hora de planificar y organizar, dificultades para integrar derecha, izquierda, dificultades en las áreas espacio-tiempo, dificultades atencionales, funciones ejecutivas…

Todas estas características deberemos ir trabajandolas  con mucha paciencia, utilizando metodologías multisensoriales, juegos educativos y que también refuercen las funciones ejecutivas, También podemos ayudarnos de algunas aplicaciones, juegos, mapas mentales, visual thinking y diversos materiales para ir avanzando en las diversas dificultades que cada caso presenta y sin olvidarnos, sea cual sea la edad, el hacerles competentes con las nuevas tecnologías: ordenador, grabadora, lector, corrector, ortográfico, aplicación de dictado a voz…

Es muy importante poder ofrecer herramientas y estrategias para que puedan recordar conceptos, o diferentes aspectos que después les puedan servir para compensar las dificultades de la memoria a corto plazo.

La utilización de colores, de imágenes, de metodologías significativas y activas, pueden ayudar a reforzar las dificultades de memoria.

Como hemos dicho anteriormente, en cada etapa educativa, deberemos trabajar diferentes aspectos y de diferentes formas, pero siempre teniendo en cuenta cuáles son sus habilidades, para que a través de ellas podamos reforzar las dificultades.

En caso de adolescentes, es muy importante enseñarles técnicas de estudio multisensoriales y encontrar cuál de las opciones es la mejor en cada caso.

Reforzar de nuevo todas las competencias digitales y, en definitiva, aprender a aprender.

Debemos ofrecerles diferentes estrategias para que el tiempo dedicado al estudio, se vea recompensado y sea de provecho. Todo ello, acompañado, de las gran aliadas, que son las tecnologías: ordenador, grabadora, lector, corrector, ortográfico, calculadora, …

Es realmente esencial, que durante esta etapa de reeducación basada en aspectos educativos, no nos olvidemos de trabajar toda el área emocional, también en casa y sobre todo en el propio centro educativo.

Es muy importante ofrecer respuestas a nuestros hijos e hijas, explicarles con un lenguaje claro y sencillo lo que les pasa, hacerles entender que tienen una forma diferente de procesar la información, resaltar lo que son todas sus fortalezas y habilidades, y Normalizar el trastorno de aprendizaje, haciéndole entender que estaremos a su lado para ofrecerles todo el apoyo necesario.

También debemos incidir en que son inteligentes y que tan solo van a necesitar estrategias y herramientas para poder acceder al aprendizaje, eso sí en todas las etapas educativas y en todas las asignaturas.

Es importante recalcar la importancia de que todos y todas somos diferentes y que cada uno de nosotros vamos a necesitar diferentes apoyos para poder estar en igualdad de condiciones.

También es esencial qué la reeducación venga acompañada de una buena adaptación metodológica y de acceso en el propio centro educativo.

La reeducación no es un espacio para hacer los deberes, si puede ser un espacio para aprender a estudiar, para conocer, herramientas y estrategias, para dominar las tecnologías que después les van a ayudar a estudiar y hacer los deberes.

En casos puntuales, también puede ser un espacio para preparar un proyecto o actividad que se le haya demandado en el colegio, y que no sepan o no puedan hacerlo en casa, pero no debe ser la finalidad en sí.

Es muy importante que, como familias, cuando empecemos una terapia de reeducación, nos podamos reunir con el profesional que va a trabajar con nuestro hijo o hija, y que nos puedan explicar que se va a trabajar y como se va a trabajar y tener una relación fluida, para también poder coordinarnos en casa y en el colegio.

Disfam © 2023. Todos los derechos reservados.